viernes, 28 de mayo de 2010

INSTRUMENTOS PÚBLICOS

UNIDAD DE APRENDIZAJE XIV
DE LA PRUEBA. INSTRUMENTOS PÚBLICOS

1. INSTRUMENTOS PUBLICOS
1.1. Definición

El Instrumento Público es el autorizado con las solemnidades exigidas por la ley, por un funcionario competente tanto en razón de la materia como en razón del territorio, y firmado por todos los intervinientes.

Instrumento Público es, aquel que se otorga por las partes con la imprescindible intervención de un oficial público que lo autoriza, y de acuerdo todo con las solemnidades prescriptas por ley.

Lo que caracteriza a estos instrumentos y los distingue de los privados es la intervención de un oficial público o funcionario público en su otorgamiento. La fe que merece el oficial público que los autoriza y el cumplimiento de las formalidades a que están sometidos, confiere a estos instrumentos una seguridad y seriedad muy superiores a las que pueden ofrecer los privados.

El instrumento público es el que emana de autoridad pública, comprendida en alguno de los poderes estatales y, en consecuencia, tiene facultad para suscribir tales documentos según normas y reglamentos propios. Ejemplos: escribanos, presidentes de ambas Cámaras, encargados del Registro Civil, cónsules, secretarios de los jueces.

Instrumentos públicos son todos aquellos que, revestidos de las formalidades legales, han sido autorizados o extendidos por un oficial público, dentro de los límites de sus atribuciones. Estos instrumentos gozan de la presunción de autenticidad y hacen plena fe.

1.2. Importancia

Motivos importantes, entre los que se destaca, fundamentalmente el de la seguridad jurídica, imponen la necesidad de que determinados actos relevantes permanezcan firmemente constatados por medio del documento de valor superior en que han sido formalizados, que, al hacer fe por sí mismo, pone la prueba y la eficacia de tales actos al abrigo de desconocimientos, haciendo legalmente innecesarias, en principio, posteriores verificaciones.

Tanto los actos jurídicos más importantes, por su significación patrimonial, como aquellos que se refieren al emplazamiento en un determinado estado del derecho de familia, y a las situaciones y efectos que estos emplazamientos originan, exigen que se los otorgue al seguro resguardo el instrumento público. La conservación de la prueba de tales trascendentes sucesos de la vida humana en sociedad aparece garantizada por el carácter publicístico que reviste dicha clase de instrumento.

El Instrumento Público brinda acogida al negocio jurídico, ayuda a su nacimiento y asegura su eficacia, Por otro lado, impone la verdad a su contenido y, en el supuesto de situaciones procesales, aporta su mayor fuerza probatoria.

2. Enumeración Legal.
La enumeración de los instrumentos públicos se encuentra en la disposición del artículo 375 del Código Civil, que no es taxativa, sino simplemente enunciativa.

En efecto, al examinar el inc. “b” de esta norma, encontraremos que en ella se contempla la posibilidad de que exista una gama casi infinita de instrumentos públicos, puesto que pueden serlo cualquiera que sea autorizado por escribanos o funcionarios públicos en las condiciones determinadas por las leyes. Es decir, que se trate de un Acto propio de la función asignada por al ley a un determinado oficial o empleado público, o manifestación formal de la voluntad del organo de derecho público, por parte de sus agentes, y ajustada al dispositivo legal que lo instituye y organiza.

En la doctrina, prevalece esta opinión, vale decir, que la enumeración que se hace en el código de los instrumentos públicos es meramente enunciativa, y no taxativa.

Art.375.- Son instrumentos públicos:
a) las escrituras públicas;
Lo trataremos en forma específica en la siguiente unidad de aprendizaje. Mientras, adelantamos que la escritura pública es una especie de los Instrumentos Públicos, que es autorizada por el Notario Público, en el protocolo de su registro notarial respectivo, observando o cumpliendo las formalidades dispuestas en la ley para el efecto.

b) cualquier otro instrumento que autoricen los escribanos o funcionarios públicos, en las condiciones determinadas por las leyes;
En este inciso se trata en primer término de los documentos notariales, que se definen en la norma del Art. 151 del Código de Organización Judicial que dice: documentos notariales son aquellos en los cuales el Escribano actúa fuera de su protocolo, con autorización de la ley. Es decir, de otros documentos extendidos por los Escribanos Públicos, distintos a las escrituras públicas. Ejemplos: La Actas extendidas por dichos funcionarios en la cubierta o sobre del testamento cerrado (Art. 2651 C.C.); las certificaciones de firmas (Art. 152 C.O.J.). En segundo término, en este inciso “b” se trata también de todo otro instrumento otorgado por los respectivos funcionarios públicos en ejecución de las facultades regladas propias de su cargo o función, es decir, pro funcionarios públicos que no sean escribanos públicos. Ejemplos: Testamentos especiales otorgados por militares y prisioneros (Art. 2656 y 2657 C.C.P); Las Actas del Poder Legislativo y las resoluciones y leyes sancionadas por él, así como las juntas departamentales, las resoluciones, decretos o providencias emanados del Poder Ejecutivo, Gobernadores, Ministros, Jefes de Reparticiones y entes Públicos, las partidas o asientos en los libros del Registro Civil y las respectivas certificaciones que se expidan de tales partidas, así como las que obren en los registro parroquiales d ela Iglesia Católica anteriores a la instalación del Registro Civil, las boletas de depósitos judiciales, los telegramas colacionados, las sentencias, providencias y las resoluciones generales en general y las Acordadas y resoluciones de la Corte Suprema de Justicia, los informes y certificaciones emanados de los registros públicos.

c) las diligencias y planos de mensuras aprobados por la autoridad judicial;
Toda tierra pública – y se sabe que en virtud de la conquista, fue toda la propiedad inmueble – ha pasado al dominio privado previa mensura más o menos exacta. La función de los agrimensores ha sido intervenida por el Estado desde hace largos años. Sus mensuras son dirigidas por las instrucciones de sus oficinas técnicas y examinadas por ellas. Los Archivos públicos conservan sus duplicados y los expedientes administrativos y judiciales, contienen las resoluciones que las aprueban, y las sentencias que han decidido los litigios a que han dado lugar. Constituyen, según esto, instrumentos del más alto valor jurídico.

d) las actuaciones judiciales practicadas con arreglo a las leyes procesales;
Se trata, en general, de actuaciones que se cumplen en los expedientes judiciales para la tramitación de los procesos, conforme con las prescripciones del Código procesal, a condición de que se encuentre autorizado por la respectiva autoridad judicial. Ejemplos: Actas del Actuario, Actas del Oficial de Justicia, cédulas de notificación, certificaciones del actuario, oficios judiciales, etc.

e) las letras aceptadas por el Gobierno, o en su nombre y representación por un Banco del Estado; los billetes o cualquier título de créditos emitidos con arreglo a la ley respectiva y los asientos de los libros de contabilidad de la Administración Pública;
En esta categoría se comprende, principalmente, los títulos de crédito o circulatorios, en el que intervine el Estado como emisor o librador, o aceptante, los que, al encontrarse comprendidos en la enumeración de los instrumentos públicos, significan una ventaja para quienes sean sus acreedores, dado que, de tal manera, constituyen títulos ejecutivos directos.

f) las inscripciones de la deuda pública;
Se trata de certificaciones dadas respecto de asientos obrantes en la documentación fiscal, referentes generalmente, a empréstitos u otras negociaciones crediticias del Estado.

g) los asientos de los registros públicos;
Se trata de las actas labradas en los registros públicos. Ejemplos: Las partidas o asientos del Registro Civil referentes al nacimiento y la defunción de las personas, así como el matrimonio de ellas. Comprende, igualmente, la toma de razón en los demás registros públicos, del modo y con las solemnidades establecidas en la ley.
h) las copias o fotocopias autorizadas de los instrumentos públicos y los certificados auténticos de sus constancias fundamentales. Si éstos no coincidieren con el original, prevalecerá este último.

Cabe presumir que es “autorizada” cuando la emite el funcionario público competente para el otorgamiento del acto del que se obtiene la copia, fotocopia o certificación en cuestión. Por el mismo motivo, tales documentos se tendrán por auténticos, en tales casos, es decir, cuando sean expedidos por el funcionario público que otorgó el acto, o por otro facultado expresamente para expedir la copia, fotocopia o certificado auténtico.

3. Condiciones de validez de los Instrumentos Públicos

- Que haya sido extendido por un Oficial Público (Art. 375): La intervención es del oficial público es indispensable, considerando que es quien autoriza el acto.
- Que dicho oficial público posea capacidad para otorgarlo: Se refiere a las condiciones requeridas para ser designado oficial público de acuerdo con la ley concreta referida a cada especie de ellos. Ejemplo: para los Escribanos públicos, titulares de registro, la ley exige que tengan título universitario, mayoría de edad, nacionalidad paraguaya, buena conducta, etc.
Aunque no reúnan las condiciones exigidas para ejercer el cargo, según la norma concreta que regule las funciones de cada especie de ellos, la ley presume su capacidad por el solo hecho de haber sido formalmente designado por la autoridad que corresponda. La formalidad del decreto o resolución es suficiente para que sea considerado capaz, lo cual surge de la disposición del art. 376 del Código Civil (Ver).
- Competencia del oficial público en razón del territorio y en razón de la materia (Articulos 376 y 377); La ley asigna un territorio dentro del cual deberá cumplir sus funciones el funcionario fedatario. Ejemplo: el juez de paz de la parroquia de San Roque no podrá trasladarse a autorizar actos en Capiatá; o un Escribano de Coronel Oviedo autorizar actos en San Lorenzo. En razón de la materia: El oficial está constreñido a autorizar los actos dentro de los límites de sus atribuciones, impuesto por la propia naturaleza del acto. Ejemplo: Un notario no puede, o no está facultado para autorizar un matrimonio y viceversa, el Oficial del Registro Civil no puede autorizar una Escritura Pública.
- Que, por último, cumpla con todas las formalidades prescriptas en la ley (Art. 377, último párrafo): Siendo la fe que inspira el acto, una emanación directa e inmediata de las formalidades prescriptas que deben ser observadas al tiempo de la celebración del acto jurídico, su inobservancia traería como consecuencia la invalidez de acto.

4. Fuerza probatoria del Instrumento Público

El carácter distintivo de los instrumentos públicos es el de su plena fe o, en otros términos, el de su fuerza probatoria.

La fuerza probatoria consiste en el pleno efecto que produce el instrumento público, respecto de las partes y de los terceros, a consecuencia de las presunciones de autenticidad y veracidad que ellos engendran, intrínsecamente considerados.

Esta fuerza probatoria debe ser estudiada atendiendo, necesariamente, a dos aspectos distintos, es decir, en lo referente al instrumento en sí mismo, intrínsecamente considerado, por una parte, y, por la otra, en lo referente a su contenido.

El principio general en esta materia es que el instrumento público estando en condiciones regulares, prueba por sí mismo su carácter de tal. Existe, por consiguiente la presunción de que el instrumento público ha sido realmente otorgado ante el oficial público que aparece suscribiéndolo y que la firma y el sello de éste, en el caso de que los tenga, son auténticos; en otros términos, existe la presunción de autenticidad del instrumento público.

La persona que presenta un Instrumento público de apariencia regular no tiene que demostrar su autenticidad. El documento, aún bajo la forma de copia, se presenta acompañado de signos exteriores difíciles de imitar: sellos y marcas de diversas clases, unos impresos en tinta y otros impresos en relieve, firma y rúbrica de un funcionario público cuya escritura es conocida y puede ser controlada fácilmente. Esos signos exteriores de autenticación bastan.

El tema de la fuerza probatoria de los instrumentos públicos se encuentra, en esencia, reglado en las siguientes disposiciones del Código Civil:

Art.383.- El instrumento público hará plena fe mientras no fuere argüido de falso por acción criminal o civil, en juicio principal o en incidente, sobre la realidad de los hechos que el autorizante enunciare como cumplidos por él o pasados en su presencia.

De esta manera, los instrumentos públicos hacen plena fe respecto de lo comprobado personalmente por el oficial público, de visu et auditu; también respecto a la fecha del acto, la presencia de las partes, identidades de las mismas, identidades de las mismas, la convención realizada en su presencia, pagos, formas pagos, documentos exhibidos, procuraciones, firmas y la presencia de los testigos, si lo estuvieren; o las certificaciones de concordancias con los libros o asientos, cuado se tratare de funcionarios investidos de facultades para certificar nacimientos, matrimonios, defunciones o registros de propiedades.

Lo que el instrumento público prueba es la celebración de la convención, pero no ampara la sinceridad de la misma; por tanto, puede ser atacado por simulación del acto.

5. Valor Probatorio de las cláusulas y enunciaciones 385
Art.385.- Los instrumentos públicos hacen plena fe entre las partes y contra terceros:
a) en cuanto a la circunstancia de haberse ejecutado el acto;
b) respecto de las convenciones, disposiciones, pagos, reconocimientos y demás declaraciones contenidas en ellos; y
c) acerca de las enunciaciones de hechos directamente relacionados con el acto jurídico que forma el objeto principal.


6. Instrumentos Nulos y Anulables
6.1. Enumeración legal 377 y 378
Art.377.- Son instrumentos nulos:
a) los que el oficial público autorizó después de serle comunicada su suspensión, reemplazo o destitución en el cargo, o luego de aceptada su renuncia;
b) aquellos en que el autorizante, su cónyuge o sus parientes dentro del cuarto grado de consanguinidad o segundo de afinidad, tuvieren interés personal respecto del asunto a que se refiere; pero, si los interesados lo fueren sólo por tener parte en sociedades anónimas o ser gerentes o directores de ellas, el acto será válido; y
c) los que no llenaren las condiciones prescriptas para la validez del instrumento público.

Art.378.- Serán anulables:

a) si el oficial público, las partes o los testigos los hubieran autorizado o suscripto por error, dolo o violencia; y
b) siempre que tuvieren enmiendas, palabras entre líneas, borraduras o alteraciones en puntos capitales, no salvadas antes de las firmas.

6.2. Efectos
En los actos nulos: la ley exime a los mismos de toda eficacia jurídica; las consecuencias de la nulidad se retrotraen al momento mismo de la celebración del acto jurídico.

En los actos anulables: Las consecuencias de la nulidad son posteriores a la declaración judicial de la anulación del instrumento público; mientras tanto tiene vida jurídica hasta el día en que la S.D. quede firme y ejecutoriada.

7. Instrumentos Públicos nulos por defecto de forma
Si la nulidad del instrumento público es originada en defectos de la forma o incompetencia del oficial público, pero tuviere las firmas de las partes, valdrá como instrumento privado (Art. 379). Es decir, valdrá como convención privada; la sanción legal es destituir al instrumento de su carácter público.

Cabe destacar en este punto que no todos los instrumentos públicos a los cuales le faltasen requisitos de validez, valdrán como instrumentos privados, sólo cuando se trate de actos formales no solemnes (ad probationen) no así con respecto a los actos formales solemnes.

8. Declaración de oficio por un Juez de la falsedad de un Instrumento Público 384

Art.384.- Los jueces pueden declarar de oficio la falsedad de un instrumento público presentado en juicio, si de su contexto, forma y conjunto resultare manifiesto hallarse viciado de falsedad o alteraciones en partes esenciales.

Si se arguyere de falsedad una copia autorizada del instrumento público, bastará para comprobarla su cotejo con el original, diligencia que el juez podrá ordenar de oficio.

9. Testigos en los Instrumentos Públicos
9.1. Quienes no pueden ser testigos en los Instrumentos Públicos 380
Art.380.- No pueden ser testigos en los instrumentos públicos:
a) los menores de edad, aunque fueren emancipados;
b) los sometidos a interdicción o inhabilitación;
c) los ciegos;
d) los que no sepan o puedan firmar;
e) los dependientes del oficial público autorizante del acto, o de otras oficinas donde se otorguen iguales instrumentos;
f) el cónyuge y los parientes del oficial público y de las partes dentro del cuarto grado de consanguinidad y segundo de afinidad; y
g) los que por sentencia se hallaren inhabilitados para ser testigos en los instrumentos públicos.

Esta exclusión se limita sólo a los testigos en los instrumentos públicos expedidos por el oficial público fedatario, notarios públicos, jueces de paz, encargados del Registro Civil de las Personas, etc.

9.2. Error sobre la capacidad de los testigos 381
Art.381.- El error sobre la capacidad de los testigos incapaces que hubieren intervenido en los instrumentos públicos, pero que generalmente eran tenidos como capaces, salva la nulidad del acto.

Debe tratarse, indudablemente, respecto a una capacidad aparente de los testigos, apoyados en actos exteriores, en conductas públicas que los han de presumir capaces. Ejemplo: Una persona con trastorno mental que actúa como aquellas completamente normales, etc.

10. Contenido de un Instrumento Público modificado por un contradocumento 386

Art.386.- El contenido de un instrumento público puede ser modificado o dejado sin efecto por un contradocumento público o privado que los interesados otorguen; pero, el contradocumento privado no tendrán ningún efecto contra los sucesores a título singular, ni lo tendrá la escritura pública, si su contenido no está anotado en la escritura matriz y en la copia en virtud de la cual hubiere obrado el tercero.

Si el contradocumento se formaliza en instrumento privado, no podrá tener efectos con relación a terceros o sucesores a título singular de las partes.

Si el contradocumento consta en instrumento público, la Ley exige que conste en la escritura matriz y en la copia en virtud del cual hubiera obrado el tercero.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada