viernes, 28 de mayo de 2010

De la Representación en los Actos Jurídicos

UNIDAD DE APRENDIZAJE XI
DE LA REPRESENTACIÓN EN LOS ACTOS JURÍDICOS

1. La Representación. Concepto
La representación en los actos jurídicos, consiste en el acto por el cual “el representante”, actuando en nombre y representación de “su poderdante”, adquiere derechos y contrae obligaciones para éste último.

Puede provenir de la ley o de la voluntad de las partes. Para que el acto de representación se ejecute válidamente se requieren dos condiciones:

- un poder de representación; y
- una actuación en nombre del representado.

Mientras actúe el representante dentro de los límites de sus facultades legales o convencionales, no podrá ser alcanzado por los efectos de los actos realizados, ni beneficiándolo ni perjudicándolo.

2. Clases de Representación

2.1.- Representación Legal o Forzosa: se funda en la necesidad del orden público y su origen se encuentra en la ley.

2.2.- Representación convencional o voluntaria: el origen de la representación se encuentra exclusivamente en la voluntad de las partes.

La representación legal o forzosa, afecta a los incapaces en general y es fijada por la ley en cada caso.
Sin embargo, en la representación voluntaria o convencional se elige de acuerdo al negocio jurídico a realizar.

3. Conveniencia y necesidad de la representación

En nuestros días no siempre los actos jurídicos se pueden llevar a cabo personalmente; la circunstancia de la conveniencia, o la necesidad, o simplemente la comodidad, hace que el hombre contemporáneo recurra a la representación para que un tercero ejecute a su nombre algún negocio jurídico.

En el derecho contemporáneo, la representación ha adquirido una trascendencia tal, que para la sociedad constituye una herramienta necesaria para su desenvolvimiento, porque ella facilita los negocios jurídicos. Por ejemplo: la representación mediante poder en los tribunales; el poder para administrar bienes, negocios, comercios, etc.

Mientras actúe el representante dentro de los límites de sus facultades legales o convencionales, no podrá ser alcanzado por los efectos de los actos realizados, ni beneficiándolo ni perjudicándolo.

4. Función del Representante

En doctrina se ha discutido respecto a la sustitución de la voluntad del representado por el representante, circunstancia completamente disipada conforme de otorgue “un poder para realizar tal o cual acto específico” (poderes especiales), o para “la realización de negocios jurídicos” con facultades mas amplias.

De esta distinción surgen dos funciones:

a) la de transmitir la voluntad del representado y suscribir en su nombre. Por Ej. en el poder para contraer matrimonio, donde el representante se limitará a transmitir el consentimiento y suscribir el acta en nombre de su representado.

b) Que el representante aporte al acto una cuota de determinaciones propias en los negocios jurídicos, teniendo facultades de escoger lo mas conveniente. Ej. Poder para vender una propiedad sin determinación del precio, forma de pago, plazo etc., y “el mandante” quedará obligado por aquel acto respecto a las obligaciones asumidas por el representante, aunque esté en desacuerdo.

La consecuencia principal de estos actos es que “obligan al representado”, siempre que “el representante” actúe dentro de los límites de sus facultades; así mismo, éste adquiere los derechos que nazcan en virtud del acto realizado por su representado.-

La norma dispone claramente “Las consecuencias de un acto jurídico serán consideradas “respecto a la persona del representante”, en lo concerniente a los vicios de su voluntad o al conocimiento que tuvo o debió tener de ciertas circunstancias. Aunque “el representante” fuere incapaz, valdrá el acto que realice a nombre de su representado”. ( Art. 343, última parte).

5. DE LA REPRESENTACION POR PODER
6. Actos que admiten o no la representación por Poder:

El principio general que rige en esta materia es que todos los actos pueden ser objetos de representación; principalmente en el “derecho patrimonial” no reconoce excepciones, salvo las disposiciones de última voluntad (testamento). Pero existen numerosas excepciones en el “derecho de familia”.

Una de las características fundamentales de la representación es que se da por actos Inter vivos.

El Art. 343 del C.C. Pyo. dispone al respecto: “ Podrán celebrarse por medio de representantes los actos jurídicos entre vivos. Los que versaren sobre derecho de familia, solo admiten representación en los casos expresamente autorizados por éste Código”. (primera parte).

Los actos que no pueden ser objeto de representación en el “derecho de familia” son numerosos; por ejemplo: no podrán ser ejercidos por medio de representante “la patria potestad, la tutela, la curatela etc.”

El representante legal no podrá contraer matrimonio ni reconocer hijos extramatrimoniales de su representado incapaz.

Empero, en caso de representación voluntaria, estos dos últimos actos son completamente posibles de realizar. (Dr. A. R. Hechos y actos jurídicos).


7. Actos celebrados por el representante.
7.1. Limites y Extralimitación

El art. 344 dispone: “Los actos del representante se reputarán como celebrados por el representado, siempre que los ejecutare dentro del límite de sus poderes.

Cuando se excediere de ellos, pero los terceros fueren de buena fe, se estimará que obró dentro de sus facultades, obligando a su principal si el acto quedare comprendido dentro de su título habilitante.

En caso de duda se entenderá que procedió por cuenta propia.

El error del agente acerca de la existencia y alcance de sus facultades, se juzgará de acuerdo a las reglas del mandato”.

7.2. Terceros de buena fe: Los terceros de buena fe son amparados ante posibles abusos que pudieran existir en el ejercicio de la representación; aunque se excediere de ellos, se considerará que obró dentro de sus facultades, si el acto queda comprendido dentro del título habilitante.

Ej: un poder para administrar estaría virtualmente comprendido en él la facultad para arrendamiento, fijación de plazo para el mismo, precio, suscripción de contratos, pago de impuestos, tasas, tributos, , efectuar trabajos de conservación y obligarse por los mismos e incluso la de obligarse por gastos útiles, como las mejoras, etc.

Fuera de los casos señalados anteriormente se considerará que “el representante” actuó por cuenta propia y la responsabilidad por dichos actos será del mismo.-

8. Deberes del representante

Numerosas son las limitaciones impuestas por la ley al representante; éstas están fundadas en el orden público, en la moral y a veces en la protección del interés del representado.

Esta limitación es con el fin de que el representante no hiciere un ejercicio abusivo de sus facultades en perjuicio de los derechos de su representado.

El art. 348 del Código Civil dispone: “ El representante deberá :
a) atenerse a sus poderes, no obligándose el representante por lo que hiciere sin facultades o fuera de ellas, salvo ratificación;
b) abstenerse de formalizar consigo mismo un acto jurídico, sea por cuenta propia o de un tercero, si el representante no lo hubiera autorizado, a menos que se trate de cumplir una obligación;
c) cuando el encargo fuere de colocar fondos a réditos, abstenerse de aplicarlos a sus negocios propios o a los de otros también representados por él, de no mediar conformidad expresa del representado; pero cuando se le hubiere encomendado tomar dinero en préstamo, podrá el mismo facilitarlo al interés en curso; y
d) no usar de sus poderes en beneficio propio.

Los actos celebrados con quienes supieran o debieran saber las circunstancias mencionadas en los incisos anteriores, no obligarán al representado”.

La sanción legal, para quienes dejan de observar estas prohibiciones, consiste en privar de efectos vinculatorios respecto al representado.

La representación por lo general se formaliza en un “poder habilitante”, en una carta u ordenes. Todo depende del contenido del “instrumento habilitante”.

La representación voluntaria se ejerce mediante “el mandato” que debe otorgarse por instrumento público y excepcionalmente por instrumento privado.

Obligará al representado desde la misma fecha en que se celebró el acto o redactó el instrumento, donde se consigne la representación.

El Art. 349 dispone: “El representado deberá atenerse a la fecha de los instrumentos que su representante hubiere suscripto.

9. DE LA AUTORIZACION Y DE LA RATIFICACION DE LOS ACTOS JURIDICOS
10. Ratificación. Concepto. Efectos

El Art. 346 dispone. “Si el representante careciere de poderes, o los hubiere excedido, y el representado, o la autoridad competente en su caso, no ratificare el acto obrado en su nombre, este no obligará al representado”.

La ley prevé dos situaciones
- La primera: la representación voluntaria;
- La segunda: la representación legal.

En ambos casos de producirse la actuación sin poder o existiendo extralimitación de facultades, se requerirá “la RATIFICACION”, a los efectos de obligar al representado.

La RATIFICACIÓN: es el acto por el cual se da validez a otro acto, celebrado por un tercero a nombre del ratificante; es un medio para sanear un vicio, y se realiza cuando “el tercero” a procedido sin poder suficiente o se ha extralimitado en sus facultades.

EFECTO: El principal efecto de la ratificación es “obligar al representado”; y este efecto se retrotrae hasta el día del acto. Porque supone siempre que la misma se realiza con posterioridad al acto viciado.

En todos los casos quedan a salvo los derechos de terceros.

Lo dispone el art. 347 C.C.: “La ratificación equivale a la representación. Tiene efecto retroactivo al día del acto, pero quedarán a salvo los derechos de terceros”. (Leer además Arts. 350 al 354 C.C. )


11. Revalida de acto de disposición
11.1. Casos:
Art.353.- Queda revalidado el acto de disposición realizado por quien no pudiere hacerlo legalmente:
a) cuando lo hubiere autorizado el titular, o mediare su aprobación;
b) cuando requiriendo la celebración del acto una autorización previa, ésta fuere otorgada posteriormente;
c) si luego adquiere el objeto; y
d) siempre que heredare al dueño, con tal que la aceptación de la herencia no fuere con beneficio de inventario.
Cuando se hubieren realizados varios actos de disposición sobre la misma cosa y ellos no pudieren coexistir, se aplicarán las reglas de las obligaciones de dar.

11.2. Asentimiento por escritura pública:
Art. 354: El asentimiento previo o ulterior no exige formas especiales pero si fuere relativo a cualquier acto que deba celebrarse por escritura pública, será nulo cuando se otorgare sin este requisito.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada